Ruta A-1

Esta senda, que proponemos para realizar a pie, transcurre casi en su totalidad por caminos sin asfaltar y en ella se mezclan tierra, roca, campo y algunos metros de arena. Su longitud aproximada es de 6,5 kms., su dureza escasa y el tiempo a invertir en el mismo puede rondar una hora y diez minutos.
El principal atractivo de este recorrido reside en la belleza del paisaje que brota en todos los puntos del mismo.

Partimos del campo de fútbol del C.F. Meirás, en cuyas inmediaciones podemosdejar aparcado nuestro vehículo. Tomamos la carretera que va hacia el faro - único tramo asfaltado en todo el sendero - y apenas discurridos los cien primeros metros nos desviamos a la derecha por una pista de piedra que baja en dirección a la playa de Valdoviño. Antes de llegar a las dunas de arena que rodean la playa seguiremos los caminos que las bordean en dirección izquierda. Accederemos a la playa de A Frouxeira por un pequeño regato que desemboca en la misma.

En la playa, por la que apenas caminaremos 50 m., pasaremos por delante de una fuente, buscando alguno de los caminos que nos llevan al monte. Una vez en este estrecho camino, flanqueado por tojos, lo seguiremos buscando siempre los ramales del mismo que pasen más próximos al acantilado.

Rutas en Valdoviño

En este recorrido por la proximidad del acantilado, siempre fuera de la zona de riesgo de caída, pasaremos por alguno de los lugares más apreciados por pescadores de la zona y otros foráneos. En el transcurso del mismo podemos ver además, antiguas garitas de vigilancia, una cruz dedicada a una persona que se ahogó en la zona, los túneles de Meirás, en cuyo interior, hace muchos años cuando estaba en funcionamiento el campamento artillado de Campelo, guardaban unos potentes reflectores de luz de largo alcance que servían para iluminar la zona de tiro y que cañones pudieran divisar su objetivo en la noche.

Bordearemos el faro de Meirás que dejaremos a nuestra izquierda, para seguir por el camino que baja pegado a la costa desde la que podemos observar el alto de Campelo, así como la playa de Meirás y la pequeña capilla que alberga la imagen de la virgen del Porto. A la altura de la ermita iremos buscando las pistas que nos lleven al Campo de fútbol del que partimos.

Otra opción de variar nuestro recorrido, Si el tiempo no nos apura y seguimos con energía es la de bajar hasta la playa de cantos rodados que hay pegada a la capilla y bordear después la piscifactoría que hay en su proximidad para subir luego por la pista que sale de la nave donde se guardan los botes de pesca hasta el campo de C.F. Meirás.

Lo que si os podemos garantizar de este recorrido es que no os decepcionará, excepto si buscáis dureza en el mismo. El recorrido se puede realizar todas las estaciones del año y cualquier momento del día es propicio. Si os es posible, os recomendamos especialmente las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde.